El Azar previsor

“Una célula, incluso la más simple, es una entidad increíblemente compleja e integrada. Pensemos en un coche, por ejemplo. Un coche es mucho menos complejo que la célula más simple. Un coche sencillo tiene un buen número de componentes bien definidos necesarios para que funcione. Si, por alguna extraña razón, todas las partes se juntaran por azar en un pequeño rincón, aún así no tendríamos un auténtico coche. No puede funcionar a no ser que todas las partes (que fueron fabricadas aparte para complementarse perfectamente) estén integradas de un modo muy preciso, es decir, actúen como un Todo.
Anuncios