Belleza y santidad: la relación entre sublimidad y bien moral en la mente de Plinio Corrêa de Oliveira

Venezia, Venecia, Italia, Belleza, Venecia Católica, Dios, Pulchrum, Espíritu de lo maravilloso

(Jueves, 10-01-2013, Gaudium Press)

Ciertas mentalidades, inclusive al interior de la Iglesia (influidas tal vez por una mal comprendida y excluyente ‘opción preferencial por los pobres’), tienen una antipatía anticipada hacia todo lo que hable de belleza, de elegancia, de elevación, de categoría, de requinte, de buen gusto.

Consideramos que esa actitud prejuiciosa es harto perjudicial para la consecución de la alta virtud moral, de la santidad. Veamos el porqué.

Narraba Plinio Corrêa de Oliveira [1] cómo era que él siendo niño encontraba alivio metafísico de los varios dolores e inconvenientes que toda visita al dentista comporta. Un día, en el consultorio del norteamericano Dr. Crook, ya percibiendo a la amenazante broca acercarse a su boca, miró por la ventana y vio “el muro del patio interno del consultorio, en el cual había un fresco muy popular representando Venecia, de la cual yo tenía una vaga idea”. La contemplación del paisaje veneciano lo dejó encantado, con sus calles de cristal líquido, sus iglesias y palacios reflejados en el mar.

Sigue leyendo